Search
Generic filters

Compártelo en

5 trucos para que los más peques consuman más frutas y verduras

¿Quieres introducir nuevos alimentos en la dieta de tus hij@s? ¿Estás cansado de que rechacen por sistema los vegetales? Presta atención a estos 5 trucos para que l@s niñ@s consuman más frutas y verduras. Ahí van estos 5 trucos para que los más peques consuman más frutas y verduras.

tostada con fruta

1. Añade las frutas y verduras a sus comidas favoritas

Incorpora frutas y verduras en sus comidas favoritas como desayunos o meriendas, puedes añadir pequeñas porciones para introducirlas al inicio y que vayan familiarizándose con su sabor y textura.

Prueba con verduras “dulces” como los guisantes, el maíz, la zanahoria, la calabaza… y siempre en pequeñas cantidades y como guarnición. Consulta nuestros productos ecológicos para los más pequeños como por ejemplo nuestros cereales.

2. ¡A jugar y crear en la cocina!

L@s niñ@s comen por la vista y por las emociones positivas que se conectan con determinadas elaboraciones. Por desgracia, muchas veces van asociadas con comida poco saludable. Por eso, una idea genial es hacer trampantojos jugando con el aspecto del plato.

Por ejemplo, puedes cocer zanahorias al vapor, tornearlas y darles forma de salchichas. Si las marcas en la plancha parecerán verdades salchichas a la barbacoa, pero en su versión healthy. Métela en un pan alargado de perrito y acompáñalo de ensalada y su salsa preferida. ¡Les encantarán!

También puedes jugar con el aspecto de los platos y crear, por ejemplo, nuggets de coliflor rebozados con harina de garbanzos, hamburguesas de cereales y legumbres, o pizzas con masas de colores perfectas para incluir verduras como las espinacas, los boniatos y la remolacha. Con un espiralizador puedes dar forma de pasta a los calabacines o a la calabaza, y hacer espagueti ricos introduciendo nuevos vegetales.

3. Involúcral@s en las elaboraciones

Para un desayuno en familia podéis hacer tortitas, y hacer entre tod@s caritas en ellas. Podéis serviros de trocitos de fruta de varios colores, mantequillas de frutos secos, siropes, semillas, etc.

También se pueden elaborar tortitas saladas con caritas simpáticas. Úntalas con hummus, o queso. Los germinados serán cabellos, bigotes o barbas comestibles, las rodajas de olivas serán los ojos, entre tantas otras posibilidades.

Dejaos llevar por la imaginación y el juego, con la única condición de comer todo lo que se prepare, así evitamos el despilfarro alimenticio.

4. Cocínalas de diferentes formas

En primer lugar, las verduras tienen que saber bien. Puede parecer una obviedad, pero es cierto que muchas veces priorizamos sus propiedades nutricionales y nos olvidamos un poco de cómo saben.

Piensa en lo que más le gusta a tu hij@ e incorpórale verduras. Un ejemplo podría ser utilizar verduras picadas o ralladas para incorporarlas en salsa, cremas sopas o como relleno de empanadillas, croquetas, canelones y lasagnas.

5. Paciencia, sé perseverante, pero nunca fuerces

Procura no quedarte con el «no me gusta» como algo definitivo. Con el tiempo l@s niñ@s van aceptando nuevos sabores y texturas. Todos hemos rechazado algún alimento de niñ@s y según hemos ido creciendo, los hemos aprendido a querer dándoles otra oportunidad. Si quieres conocer más recetas saludables, puedes consultar más artículos en nuestro blog.

¡Suscríbete a
Nuestra
Newsletter!