Search
Generic filters

Compártelo en

6 consejos fáciles para reducir la barriga hinchada

Tras una época de comidas copiosas, abuso de dulces, alcohol o embutidos o en periodos de estrés o de inactividad física es frecuente que te sientas hinchad@. No tiene que ver con la acumulación de grasa abdominal o el sobrepeso. Las personas delgadas también pueden sentir la barriga hinchada y sufrir los molestos gases. Es cuestión de dificultad para hacer la digestión, cuando esta se vuelve lenta y pesada. 

Consejo 1: Controla cantidad y calidad de alimentos. 

Es lógico, comer demasiado es una de las causas principales que producen hinchazón abdominal. Retira el plato antes de sentirte lleno. Y ojo con las comidas muy grasientas, ricas en azúcares o en sal, picantes, las bebidas con gas o con las legumbres o la familia de las coles; Y es que algunos alimentos dificultan en particular una buena digestión y producen más flatulencias. 

Consejo 2: Dime cómo comes

¿Eres de los que engulle “como los pavos”? Si la respuesta es “sí”, normal que te sientas hinchad@. El proceso digestivo comienza con la masticación de los alimentos, pues todo lo que no tritures en la boca, le da trabajo extra a tu aparato digestivo. 

Consejo 3: ¡Qué no falte el agua!

Los procesos digestivos precisan de una correcta hidratación por lo que, aunque no tengas sed (especialmente en los meses fríos) no olvides ir bebiendo agua o infusiones calentitas (sin azúcar) a lo largo del día, entre comidas. 

Consejo 4: levántate del sofá

¡También hay musculatura a la largo del todo el aparato digestivo! Así que ponte en forma, de manera gradual y a tu ritmo. Lo importante es hacer mínimo unos 15-20 minutos para empezar de ejercicio cada día, lo que también ayuda a evitar el estreñimiento y la mala circulación que podrían derivar en hinchazón. 

Consejo 5: bye-bye estrés

En ocasiones tenemos tantas cosas que hacer que no tenemos tiempo ni para comer relajadamente y de forma consciente. Indigestión y gases, casi asegurados. 

Procura comer en un ambiente relajado y saborear cada bocado, despacio. 

No comas por ansiedad; Planifica tus comidas con antelación y no picotees entre horas. 

Además, puedes practicar técnicas de respiración, relajación o meditación que ayuden a controlar el estrés. 

Consejo 6: las ayuditas naturales

Añadir algunas especias y plantas a tus recetas o prepararte infusiones con las mismas, puede ayudar a mejorar el proceso digestivo. Hazte con raíz de jengibre, hinojo, anís, comino, menta, hierbabuena o melisa. Y dale color, sabor y salud a tus platos y bebidas favoritos. 

 

La información contenida en esta web tiene un carácter informativo, divulgativo y/o comercial. Consulte siempre con su especialista. Es importante seguir una dieta variada y un estilo de vida saludable.

¡Suscríbete a
Nuestra
Newsletter!