6 trucos para mantener tu peso en verano. ¡Sin renunciar a nada!

Seguramente a estas alturas todos hayamos hecho nuestra particular versión de la “operación bikini” o, al menos, un pequeño detox. Si no… ¡aún estás a tiempo de leer nuestro post Operación Detox! En cualquier caso, estamos seguros de que a nadie le gusta volver de vacaciones con algún kilo de más, pero también lo estamos de que el verano es demasiado corto como para renunciar a los pequeños placeres. ¿Cómo encontrar el equilibrio? Te lo contamos todo en estos 10 consejos.

  1. ¡Desayuna! Ya sabes que el desayuno es la comida más importante del día pero, en verano, cuando además disponemos de tiempo para prepararlo y sentarnos tranquilamente a disfrutarlo… ¡es un verdadero gustazo! Descubre los cereales integrales, el aguacate, smoothies tan deliciosos como éste de sandía o este otro con fresas… ¡y no te olvides de las proteínas vegetales! En resumen, desayuna lo que quieras, desde el clásico pan (o esta versión de crackers caseros bajos en carbohidratos) con tomate hasta el desayuno más elaborado con su zumo, su café y sus tortitas: pero hazlo dentro de la primera hora tras levantarte para activar apropiadamente el metabolismo.

  1. ¡Descubre las cremas frías y gazpachos! Son un entrante de lo más ligero, están riquísimos y, lo mejor de todo es que te sentirás saciado. Hoy en día hay mil variantes de gazpacho que no te puedes perder o, si lo prefieres, prueba con esta crema fría de calabaza o la clásica vichyssoise pero con nuestro toque especial.

  1. ¡Cambia el chip en las guarniciones! Sí, sabemos que las patatas fritas están de vicio pero… ¡también lo están las ensaladas! ¿Todavía piensas que son un plato aburrido? Pues toma nota de nuestros consejos para hacer de tus ensaladas toda una experiencia nueva y divertida.

  1. ¿Y la cervecita? Mejor sin alcohol pero, si vas a tomar alcohol, es mejor hacerlo al mediodía ya que, si lo haces en la cena, justo antes de irte a la cama cuando tu metabolismo es más lento, todas sus calorías acabarán en los depósitos de grasa de tu organismo.

  1. Compartir es bueno… ¡pero no en las comidas! Sabemos lo tentadoras que son las comidas a base de raciones compartidas, pero el caso es que, si compartes diferentes platos con otras personas, será más difícil que controles la cantidad que comes. Tampoco te decimos que renuncies a este tipo de comidas por completo, pero mejor guardarlo para un día especial de la semana y, el resto de días, mejor un plato completo para ti.

  1. Los helados son lo mejor del verano, estamos de acuerdo. Pero, en lugar de tomar los helados ricos en grasas y azúcares que pueden comprarse, ¿por qué no te animas a preparar este delicioso sándwich helado de plátano y fresa? También puedes elaborar polos de fruta caseros como los de la foto: ¡no pueden ser mas sencillos: fruta, agua de coco, un molde para polos y unas cuantas horas en el congelador.

Estas son sólo algunas ideas, pero seguro que tienes tus propios trucos. ¡Cuéntanoslos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram!

 

 

[Total:4    Promedio:4.8/5]

COMPÁRTELO

RELACIONADO

Beneficios de las bebidas vegetales

Desde hace tiempo es común que muchas personas hayan sustituido el consumo de leche por el de bebidas vegetales elaboradas a partir de cereales, semillas o frutos secos. Pero, ¿hay alguna razón o es tan...

Beneficios de las bebidas vegetales

El amaranto, el alimento del futuro

El amaranto es una semilla de origen andino con un contenido nutritivo muy valioso. Los aztecas lo consumían a diario precisamente por su gran aporte de energía, tan grande que los colonizadores prohibieron su cultivo...

El amaranto, el alimento del futuro

La avena y los betaglucanos

La avena es un cereal que se ha popularizado en los últimos años, especialmente entre los deportistas, por su completo perfil nutricional y a su alto contenido en proteínas vegetales. Además, su riqueza en hidratos de...

La avena y los betaglucanos