Search
Generic filters

Compártelo en

Alimentación consciente: más allá de lo qué comemos

Alimentación consciente, mindful eating o más conocida en redes sociales como mindfoodness son términos muy de moda últimamente pero, ¿a qué hacen referencia exactamente?

Alimentación consciente

“Como más cuando estoy estresad@”, “cuando tengo mucho trabajo se me quita el hambre”, “si me siento triste me entran ganas de comer alimentos dulces”; seguro que estas frases te suenan. Y es que el ritmo de vida acelerado que llevamos actualmente hace que muchas veces comamos con prisa, sin ser conscientes de qué estamos ingiriendo o de si realmente tenemos hambre. En este sentido, la alimentación consciente o mindful eating, que proviene del mindfulness (capacidad de prestar atención plena al momento presente), ayuda a convertir el acto de comer en un momento más “racional” y menos automático. Mejorando, así, la forma en que nos relacionamos con la comida.

Habitualmente, cuando hablamos de alimentarnos mejor, centramos la atención en los alimentos que consumimos y no en la forma en la qué los consumimos. La alimentación consciente no es una dieta, ni trabaja desde un punto de vista nutricional, tampoco se basa en prohibir o fomentar alimentos; simplemente busca que comamos de manera más consciente y conectando con nuestras sensaciones de hambre y saciedad.

TIPS para poner en práctica la alimentación consciente o mindful eating

Centrarnos en cómo comemos puede resultar complicado después de muchos años comiendo de manera automática. Por ello es importante empezar a practicar la alimentación consciente de forma progresiva. 

A continuación, te damos una serie de acciones o ejercicios:

  • “¿Tengo más hambre?”
    Escucha y sigue las señales de apetito y saciedad de tu cuerpo, aprendiendo a separar el hambre real del hambre emocional.
  • Come tranquil@ y sin distracciones.
    Sabemos que no siempre es posible comer con tranquilidad, pero en la medida de lo posible deberíamos intentar comer en un ambiente relajado y sin distracciones como la televisión o el móvil, ya que estas actividades nos desconectan del acto de comer y provocan que no seamos conscientes de lo que realmente estamos ingiriendo.
  • Saborea la comida.
    Come despacio y saborea cada alimento. Estos actos nos ayudan a ser más conscientes de lo que estamos comiendo y a disfrutar de la comida.
  • Elige alimentos que te nutran.
    Es importante consumir productos que nos aseguren el aporte nutricional y vitamínico que nuestro organismo necesita para su correcto funcionamiento. No obstante, también es importante huir de las “prohibiciones” o “restricciones». Las restricciones pueden generarnos ansiedad.


Como hemos visto, la alimentación consciente busca mejorar nuestra relación con los alimentos; huyendo de prohibiciones y restricciones, y centrándonos en atender las necesidades reales de nuestro cuerpo. De esta manera, la relación con los alimentos que ingerimos será más racional y menos emocional. 

 

La información contenida en esta web tiene un carácter informativo, divulgativo y/o comercial. Consulte siempre con su especialista. Es importante seguir una dieta variada y un estilo de vida saludable.

¡Suscríbete a
Nuestra
Newsletter!