Este verano hidrátate con agua de sabores casera

Ya sabes que para mantenerte bien hidratado en verano es necesario incrementar el consumo de líquidos. Si beber solamente agua te resulta aburrido, hay otras formas saludables de hidratarte sin tener que recurrir a refrescos y bebidas con gas, de las que es mejor no abusar.

Existen diversas formas más naturales para refrescarte en verano. Por ejemplo, las infusiones dan sabor y son beneficiosas para el organismo. Puedes dejarlas enfriar o tomarlas con hielo si no te apetecen calientes. Los zumos y batidos de fruta también son ricos y están llenos de vitaminas, aunque si necesitas beber mucho te harán sentir lleno.

Hoy vamos a hablar de una opción más ligera, refrescante y riquísima: aguas saborizadas. Para darle diferentes aromas al agua puedes usar tés y otras infusiones, frutas, verduras y especias.

Entre las frutas puede gustarte usar cítricos como el limón, la naranja, la lima o el pomelo; frutos rojos como las frambuesas, las fresas, o arándanos; tropicales como la piña o el mango. Puedes usar tus frutas preferidas. Cuanto más maduras, más sabor darán.

Utiliza también verduras. El pepino, la zanahoria, el apio o el pimiento son buenas opciones para saborizar el agua. Las especias y hierbas aromáticas también te ayudarán a darle un toque exótico, como la canela, el jengibre, la cúrcuma, o el romero. Y por supuesto, añadir una infusión de té, roibos, manzanilla, o la que prefieras, le dará un nuevo sabor a tu agua.

Es posible hacer muchísimas combinaciones sabrosas. A continuación, te proponemos algunas ideas, pero siéntete libre de jugar con los ingredientes y darles tu toque especial. Hay tantas aguas de sabores como combinaciones puedas hacer.

  • Agua de limón con Jengibre y hierbabuena
  • Fresas con pepino y albahaca fresca
  • Lima con naranja y romero
  • Frambuesas con arándanos y menta
  • Sandía, melón, menta y hierbabuena
  • Manzana, canela e infusión de anís estrellado
  • Melón con kiwi y menta
  • Té verde con limón, hierbabuena y pepino
  • Piña, papaya y mango
  • Naranja y vainilla.

 

¿Cómo prepararlas?

Sólo tienes que incorporar tu fruta o vegetal preferido a una jarra de agua y dejarla enfriar durante 5 o 6 horas en la nevera. Verás que el agua coge el color y el sabor de la fruta. Hay personas que machacan los ingredientes con un mortero para sacarles más jugo. Si vas a añadir alguna infusión, déjala enfriar y luego mézclala con el agua.

Aporta frescor a tu agua con unas hojas de menta, o hierbabuena y un toque especiado con un poco de canela, romero, o jengibre. Si la mezcla final te resulta muy ácida puedes añadirle un poquito de endulzante, como el sirope de agave, o pasta de dátiles, aunque muchas veces el dulzor de la fruta es suficiente.

Si necesitas enfriarla un poco más, incorpora unos cubitos de hielo antes de servir. Otra idea original es hacer tus cubitos con fruta o hierbas dentro. Así aportarán un extra de sabor, además de ser muy decorativos.

Prueba a hacer tus aguas saborizadas en casa y verás que sustituir los refrescos por alguna de estas fórmulas es mucho más saludable para toda la familia. ¡Os encantará!

La información contenida en esta web tiene un carácter informativo, divulgativo y/o comercial. Consulte siempre con su especialista. Es importante seguir una dieta variada y un estilo de vida saludable.

[Total:0    Promedio:0/5]

COMPÁRTELO

RELACIONADO

Levadura de cerveza: deslumbra con tu piel este verano

La levadura de cerveza no sólo es un condimento con el que dar sabor a tus guisos, sopas y caldos ya que potencia el sabor de los alimentos de manera natural. Además, contiene valiosos nutrientes...

Levadura de cerveza: deslumbra con tu piel este verano

Si es ecológico, mejor

6 motivos por los que merece la pena consumir alimentos orgánicos El consumo de alimentos ecológicos va ganando peso poco a poco, especialmente entre las personas que dan mucha importancia a la calidad de su...

Si es ecológico, mejor

Planes Ecofriendly: ¡Pon a punto tu bici para la primavera!

Con la bici, como con cualquier material, hay que seguir tres simples reglas [1] conservar, [2] mantener y [3] observar/verificar. Y, si lo que quieres es que tu bici esté lista en primavera

Planes Ecofriendly: ¡Pon a punto tu bici para la primavera!