Incorporar semillas en tu alimentación

Las semillas siempre han estado ahí.

Las semillas de girasol o las pipas llevan con nosotros toda la vida: pipas peladas o sin pelar, tostadas, con o sin sal,… ¡hay muchas opciones! y cuando empiezas a comerlas, no hay quién pare ¿verdad? Eso es debido al efecto del triptófano, que ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo, y nos anima a seguir picando. Además, contienen proteínas, zinc, ácido fólico, y muchos otros nutrientes.

Con el tiempo, a las pipas se han ido sumando otras muchas semillas, que, aunque menos conocidas, tienen tan buenas propiedades como las de girasol, y han llegado para quedarse. Sus múltiples beneficios para la salud las han convertido en superalimentos.

En general nos permiten agregar omega 3 y 6 a nuestra dieta, cubrir la cantidad de fibra recomendada, conseguir un extra de energía y vitalidad, y además, disfrutar de su sabor.

Pero ¿cómo podemos incorporarlas en nuestra alimentación?

Si es tu primera vez, es mejor empezar por las semillas molidas ya que están listas para su consumo inmediato.

 

Semillas en el desayuno:

Puedes añadir una cucharada a los cereales, al yogur, al zumo, a tu bebida vegetal favorita o espolvorearlas en una tostada de, por ejemplo, pan de centeno con aceite de oliva virgen extra y aguacate o en una tostada con queso fresco ¿Lo has probado?

 

Semillas en la comida y cena:

Déjalas que animen tus ensaladas, tus pastas, purés o cremas. También puedes incorporarlas dentro de una quiche o incluso en la mezcla para tus hamburguesas o albóndigas.

 

Semillas en la merienda:

Pruébalas completando tus batidos, licuados o zumos.

Y si te animas con semillas enteras debes saber que:

  • Las semillas de lino y de chía, lo ideal es ponerlas en remojo la noche anterior y consumirlas al día siguiente añadiéndolas a una bebida vegetal, un zumo o simplemente con agua. Así aprovechamos todas sus propiedades, entre ellas favorecer el tránsito intestinal. Además, son ideales para sustituir al huevo en repostería.

 

  • Las semillas de calabaza y girasol es mejor consumirlas tostadas para favorecer su digestión y se pueden añadir a una ensalada o a un arroz, que le darán un toque riquísimo.

 

  • Las semillas de sésamo también hay que tomarlas tostadas e idealmente molerlas para disfrutar todos sus beneficios. Lo mejor, es que combinan con cualquier plato.

 

  • Las semillas de cáñamo lo mejor es comprarlas ya descascarilladas para aderezar tus ensaladas. También puedes añadirlo a tu bebida vegetal o fusionarlas en tu batido. Su sabor te va a sorprender.

 

  • Las semillas de amapola son las estrellas en la decoración de panes y bollería.

 

Cualquiera de ellas por separado o mezcladas entre ellas será un buen comienzo.

¡Cuéntanos si comienzas a probarlas!

Te van a enamorar.

[Total:0    Promedio:0/5]

COMPÁRTELO

RELACIONADO

Semillas de calabaza: más que un aperitivo

Aunque solemos considerar las semillas de calabaza como un aperitivo para picar entre horas, normalmente tostadas y saladas, la mejor manera de consumirlas es en crudo, ya que al tostarlas los ácidos grasos que contienen se...

Semillas de calabaza: más que un aperitivo

¿Cómo cocinar las algas?

Segurísimo que has escuchado alguna vez lo buenas que son las algas para el organismo: aportan minerales, son ricas en proteínas y bajísimas en grasas, ayudan a mejorar la digestión y a detoxificar el organismo...

¿Cómo cocinar las algas?

En verano: Cereales para desayunar

Los cereales son una parte indispensable en nuestra dieta. Entonces, ¿por qué no incluirlos en el desayuno este verano? Son la forma perfecta de aportar energía, fibra y mucha vitamina a nuestro organismo. ¡Magníficos para...

En verano: Cereales para desayunar