La importancia de leer una etiqueta nutricional

Vivimos en un mundo en el que las posibilidades a la hora de elegir un producto son infinitas, por lo que, a la hora de elegir un producto alimentario, es importante saber identificar cual es el mejor para llevar una dieta saludable.

Una dieta saludable consiste en el equilibrio de nutrientes. La etiqueta de los alimentos ofrece información útil sobre éstos y su lectura favorece la selección adecuada de un producto.  En ella está la clave para saber lo que comemos.

Para comprender de forma sencilla y clara toda la información sobre los alimentos que consumimos es necesario que exista una regulación. Desde 13 de diciembre de 2016, según el reglamento 1169/2011, la información nutricional que debe figurar de forma obligatoria en una etiqueta es: 

  • Valor energético
  • Grasas, de las cuáles:
    • Saturadas
  • Hidratos de carbono, de los cuales:
    • Azúcares
  • Proteínas
  • Sal

 

Por qué leer la etiqueta nutricional

  • Mayor conocimiento sobre los productos.
  • Fomenta una alimentación responsable y saludable.
  • Ayuda a tomar decisiones adaptadas a las necesidades individuales.
  • Informa sobre ingredientes que causan alergias o intolerancias.
  • Ayuda a comparar productos y elegir alternativas.

 

Cómo leer la etiqueta de un alimento

Recuerda los siguientes consejos para leer y entender el etiquetado nutricional:

1. Fíjate en el orden de los ingredientes: están ordenados de mayor cantidad a menor, por lo que lo que encuentras en los primeros lugares es lo que el producto contiene en mayor cantidad. Por lo tanto, si un pan de molde se vende como de centeno o con granos enteros, esos ingredientes deben estar en el primer lugar y antes que la harina de trigo refinada (si lo lleva), de lo contario, no es integral.

2. Fíjate en que la lista de ingredientes sea corta: si contiene pocos ingredientes se tratará, por lo general, de un alimento poco procesado y se acercará más a lo        natural. Los ingredientes con un solo alimento no están obligados a llevar esta lista.

3. Detecta el origen del producto si te preocupa el consumo responsable y sostenible.

4. Dale importancia a la procedencia de las grasas antes que a la cantidad.

5. Identifica la cantidad de azúcares. Es fundamental diferenciar el azúcar añadido del que está presente de forma natural en los alimentos.

6. Presta atención al porcentaje de sal.

 

Aplicaciones que sirven de guía en los supermercados

Sabemos que a veces es complicado llevar un estilo de vida saludable. Sin embargo, las nuevas tecnologías son una herramienta que pueden ayudarte a interpretar las etiquetas de los productos. Aplicaciones móviles como MyHealth Watcher o Fooducate ya recomiendan e interpretan la información de los productos de alimentación. 

[Total:0    Promedio:0/5]

COMPÁRTELO

RELACIONADO

Operación Detox

La primavera es el momento ideal para realizar una “operación detox” y librar a nuestro organismo de todas las toxinas que se han acumulado con los excesos que hayamos cometido durante los meses de frío....

Operación Detox

¿Cómo cocinar las algas?

Segurísimo que has escuchado alguna vez lo buenas que son las algas para el organismo: aportan minerales, son ricas en proteínas y bajísimas en grasas, ayudan a mejorar la digestión y a detoxificar el organismo...

¿Cómo cocinar las algas?

La avena y los betaglucanos

La avena es un cereal que se ha popularizado en los últimos años, especialmente entre los deportistas, por su completo perfil nutricional y a su alto contenido en proteínas vegetales. Además, su riqueza en hidratos de...

La avena y los betaglucanos