Search
Generic filters

Compártelo en

Todo sobre las semillas: beneficios, cuándo y cómo tomarlas.

Las semillas son alimentos que, aunque parezca que acabamos de descubrirlos, llevan consumiéndose desde hace miles de años en la antigua Grecia y Roma, así como en los tiempos precolombinos por los Aztecas. Descubre todo sobre semillas: beneficios, cuándo y cómo tomarlas.

Hay muchas clases de semillas, algunas más comunes en nuestra alimentación como las semillas de girasol o calabaza y otras que hemos incorporado recientemente como el sésamo, chía o lino. Quizá estas últimas son las que mas protagonismo han tomado en los últimos tiempos.

Algunas de ellas están consideradas como un superalimento ya que poseen numerosos beneficios y un alto contenido en micronutrientes, sin embargo, hay que saber que para beneficiarnos de sus bondades, no hay que consumirlas tal cual las conocemos.

 

Cómo consumirlas:

En el caso de las semillas de calabaza y girasol es sencillo eliminar la cáscara, sin embargo, las opciones más recurrentes para poder aprovecharnos de los beneficios de las semillas de lino y chía son tomarlas molidas o hidratándolas con agua, yogur, leche…

Semillas en el desayuno:

Puedes añadir una cucharada a los cereales, al yogur, al zumo, a tu bebida vegetal favorita o espolvorearlas en una tostada de, por ejemplo, pan de centeno con aceite de oliva virgen extra y aguacate o en una tostada con queso fresco ¿Lo has probado?

Semillas en la comida y cena:

Déjalas que animen tus ensaladas, tus pastas, purés o cremas. También puedes incorporarlas dentro de una quiche o incluso en la mezcla para tus hamburguesas o albóndigas.

Semillas en la merienda:

Pruébalas completando tus batidos, licuados o zumos.

Y si te animas con semillas enteras debes saber que:

  • Las semillas de lino y de chía, lo ideal es ponerlas en remojo la noche anterior y consumirlas al día siguiente añadiéndolas a una bebida vegetal, un zumo o simplemente con agua. Así aprovechamos todas sus propiedades, entre ellas favorecer el tránsito intestinal. Además, son ideales para sustituir al huevo en repostería.
  • Las semillas de calabaza y girasol es mejor consumirlas tostadas para favorecer su digestión y se pueden añadir a una ensalada o a un arroz, que le darán un toque riquísimo.
  • Las semillas de sésamo también hay que tomarlas tostadas e idealmente molerlas para disfrutar todos sus beneficios. Lo mejor, es que combinan con cualquier plato.
  • Las semillas de cáñamo lo mejor es comprarlas ya descascarilladas para aderezar tus ensaladas. También puedes añadirlo a tu bebida vegetal o fusionarlas en tu batido. Su sabor te va a sorprender.
  • Las semillas de amapola son las estrellas en la decoración de panes y bollería.

 

Beneficios:

Las semillas en general son alimentos ricos en fibra, minerales como potasio, magnesio, calcio y proteínas.

Una cucharada de semillas de lino nos aporta 3g de fibra mientras que con una de chía obtenemos 12g y la recomendación nutricional es de consumir 45g de fibra al día.

Las semillas de lino se caracterizan por su alto contenido en ácido alfa linolénico (omega3), fibra dietética y lignanos. Las de chía y girasol se caracterizan además por su elevado contenido en calcio.

Además, las semillas de chía tienen un efecto saciante ya que tienen la peculiaridad de absorber 10 veces su peso en líquido.

Cuándo tomarlas:

Las semillas están indicadas en general para aliviar el estreñimiento, reducir el colesterol, ayudar al control de peso y además tienen un efecto cardioprotector y antiinflamatorio.

Una opción para introducir las semillas molidas en nuestra alimentación es incorporarlas en ensaladas o cremas, como topping en postres, en el yogur…

 

¡Suscríbete a
Nuestra
Newsletter!