Usos y beneficios de la harina de garbanzos

La harina de garbanzos es conocida por ser el sustituto perfecto del huevo en la tortilla de patata (o de otros vegetales) para las personas veganas o con intolerancia al huevo. Sin embargo, esta harina tiene más usos y beneficios.

Para empezar, consumir el garbanzo en forma de harina en lugar de la legumbre cocida, hace que sea más fácil de digerir.

Los beneficios nutricionales de la harina de garbanzos son similares a los de la propia legumbre:

  • Es rica en fibra.
  • Es una excelente fuente de proteínas de origen vegetal.
  • Aporta hidratos de carbono de liberación lenta.
  • En cuanto a minerales contiene, sobre todo, Magnesio y Potasio.
  • Respecto a vitaminas, aporta ácido fólico (vitamina B9) y otras vitaminas del grupo B, excepto B12
  • Es rica en lecitina, un tipo de grasa que mezcla con las grasas ingeridas por el organismo con el agua y favorece su expulsión.
  • Aporta ácidos grasos esenciales, en especial, Omega 6.

En cuanto a sus usos en la cocina, como hemos dicho, si se mezcla con agua, adquiere una consistencia similar al huevo que puede emplearse como sustituto de este en tortillas o rebozados. También puede emplearse para elaborar crepes o uno de los platos más conocidos de la India: las pakoras.

[Total:1    Promedio:4/5]

COMPÁRTELO

RELACIONADO

La avena y los betaglucanos

La avena es un cereal que se ha popularizado en los últimos años, especialmente entre los deportistas, por su completo perfil nutricional y a su alto contenido en proteínas vegetales. Además, su riqueza en hidratos de...

La avena y los betaglucanos

Sésamo, una semilla rica en calcio

Las semillas de sésamo (Sesamum indicum), también son conocidas en algunas zonas como semillas de ajonjolí. Tienen su origen en Asia, pero hoy en día forman parte de la alimentación europea también. Entre sus propiedades...

Sésamo, una semilla rica en calcio

El amaranto, el alimento del futuro

El amaranto es una semilla de origen andino con un contenido nutritivo muy valioso. Los aztecas lo consumían a diario precisamente por su gran aporte de energía, tan grande que los colonizadores prohibieron su cultivo...

El amaranto, el alimento del futuro